Notice (1024): Element Not Found: Elements/header.ctp [CORE/Cake/View/View.php, line 425]

Nuestra historia


Su vida comenzó el 21 de diciembre de 1928, en la localidad de Coltauco, ubicada a 34 Kilómetros de Rancagua. El actual empresario ya pensaba, desde entonces, que la vida de comerciantes que llevaban sus padres no era para él. Si bien tenían una de esas tiendas grandes con paquetería, ferretería y artículos varios, propias de campo, el pequeño Pompeyo solo pensaba en emigrar hacia la capital. Nunca dudo sobre lo exitosa que llegaría a ser su vida en el ámbito empresarial, pero facturar millones de pesos anuales, como esta sucediendo en la actualidad, era algo que ni en su mejor estado anímico cruzo por su visionaria mente. Cuando se fue del campo tenia 6º año de humanidades y nada más. Afortunadamente a su llegada a la capital, fue acogido por una tía en el barrio el Llano, desde donde planifico los pasos a seguir entre los que era preponderante terminar su educación. "Llegue a Santiago y estudie 5 años en el vespertino del Instituto Superior de Comercio. Lo hice así porque para poder ser empresario tenia que saber sobre administración", señala Pompeyo Carrasco. Su estrategia fue trabajar por cinco, ganar por cinco y gastar por uno. "En esta forma no tienes tiempo para gastar y siempre estas luchando, progresando. Y aun sigo manteniendo esa estrategia", recalca Pompeyo Carrasco". Pero no todo ha sido bueno. Pompeyo Carrasco recuerda que también debió superar algunas etapas negativas dentro de su vida comercial. “Las he tenido, pero las he llevado adelante en buena forma. Cuando todos dan un paso atrás, yo doy un paso adelante. Si la cosa esta mala, tenemos que trabajar mas y esa es la única forma, el único secreto para superar las crisis”.

Terrible accidente

Tampoco el destino le ha hecho las cosas fáciles a este empresario. Estando en su fundo de San Francisco de Mostazal, Pompeyo Carrasco quiso reparar una maquina trilladora que se había atascado. La situación se complico cuando en forma accidental su pierna izquierda se atoro con la maquina funcionando. “Con un celular guié mi rescate, porque nunca me desmaye – afirma el empresario- y les preguntaba a los trabajadores como me veía y ellos se desmayaban por lo mal que me veían por lo que tuve que aclararles que tenían que darme animo, ya que el accidentado era yo”.

Una estrategia exitosa

El mismo temple es el que ocupa Pompeyo Carrasco en los negocios, donde saca otro de sus famosos dichos: “los árboles grandes se quiebran y los chicos se doblan”, por lo que es mejor contar con varias sucursales que “vistan, pero no abriguen”.

Ser quijotes

“Debemos ser Quijotes que no nos contentemos con lo que tenemos, porque debemos saber que ya no estamos pensando solo por el bienestar de la casa o la familia, si no por el bienestar de todo el personal”.

Notice (1024): Element Not Found: Elements/footer.ctp [CORE/Cake/View/View.php, line 425]